Diferencias entre raso y satén

Si hablamos de telas de raso y de satén puede ser una tarea bastante difícil de diferenciar. Es curioso el parecido en la sensación y la apariencia que tienen ambos. Pero se pueden encontrar diferencias entre los dos tejidos, especialmente en cuanto al mantenimiento y la durabilidad. 

Lo primero a tener en cuenta es que “raso” y “satén” no se refieren a la fibra; se refieren a la trama de la tela. El patrón de tejido único compartido por ambos tejidos es de cuatro hilos arriba y un hilo por debajo.

El raso:

Se hace de hilo de seda al 100% para una mayor durabilidad y brillo, aunque ahora el raso también lo hacen con nylon o poliéster y muchas veces con la mezcla de los tres (seda, nylon y poliéster).

El satén:

Es una tela satinada con cuerpo, caracterizada por la caída elegante, gracias al peso del tejido. Está hecho totalmente de algodón o incluso a veces de rayón. El motivo por el que el algodón resulta tan suave y brillante es porque las fibras de algodón utilizadas son separadas, peinadas o estiradas para lograr esa “sedosidad”. 

Tanto el raso como el satén son tejidos ideales para confeccionar vestidos de fiesta, faldas y pantalones, también para confección de trajes y chaquetas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR