El pH. ¿Qué es? ¿Cómo afecta a nuestra ropa?

El punto químico o pH es una escala que nos permite medir el índice de alcalinidad o de acidez de una sustancia como, por ejemplo, lo que nos lleva a escribir este post: los detergentes. El pH se mide calculando la concentración de iones de hidrógeno presentes en la sustancia.

Para que tengamos alguna referencia de cómo funciona, el elemento más ácido es el ácido clorhídrico con un pH de 0, mientras que la más alcalina es la sosa cáustica con un pH de 14.0. Así, por ejemplo, el ácido que tenemos en el estómago tiene un pH de 2.0, una bebida de cola 2.5, el café 5, la leche 6.5 o la sangre, que tiene un pH de entre 7.38 y 7.42.

Por ello, si la mezcla del pH del agua de tu localidad con los detergentes da un pH ácido, tus prendas están siendo sometidas a un desgaste innecesario continuo. Ya que aunque la ropa esté seca, el ácido seguirá presente en la prenda. Entonces, ¿bajamos el pH? Con cuidado sí. Pero si el punto químico es muy alcalino la ropa puede irritar la piel del que la lleve. Y, además, tu ropa blanca irá cogiendo tonos grises o amarillentos dependiendo del material del tejido.

Es por ello que la mayoría de los detergentes que podemos encontrar en las tiendas tienen un punto químico ubicado entre el 8 y 10. Es decir, son alcalinos. Esto se hace debido a que la suciedad suele tender a ser ácida y así se produce una mayor reacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR