La telaraña, descúbrela.

Dicen que es uno de los materiales más resistentes que se conocen. Su dominio todavía no ha sido perfeccionado por el hombre pero, como en la mayor parte de las ocasiones, la realidad supera a la ficción.

La tela de araña, esa fibra que acostumbramos a romper con nuestros dedos, es una gran obra maestra de la ingeniería de la naturaleza. Proteínas y aminoácidos se entrelazan en unas glándulas conocidas como “hilanderas” para formar un fino hilo más resistente en proporción que los tensores del puente de San Francisco.

Las podemos romper por que son más finas que un cabello humano. Pero si el hilo tuviera el grosor de un lápiz, podría detener el Air Force One, el avión del presidente de los Estados Unidos, en pleno vuelo, es decir, a 893 km/h.

Una curiosidad sobre las telarañas es que se vuelven más resistentes bajo el agua. Cosa que no ocurre en el espacio. Un experimento con dos de estos animales, Arabella y Anita -como las llamaron- descubrieron que en ausencia de gravedad, las arañas parecían desorientadas y los hilos eran irregulares.

Por último, un dato curioso: Cuando estaban haciendo este experimento, dos arañas se escaparon de la caja y actualmente están sueltas por la Estación Espacial Internacional.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR